Contigo en el Recuerdo

Es una de las relaciones más importantes de nuestra vida. Por eso, enfrentar la pérdida de una madre requiere de diversas herramientas y actividades que apoyen el proceso.

Enfrentando el duelo por mi madre

En esta ocasión profundizaremos en el que es, para muchos, uno de los mayores dolores que puede vivir el ser humano. Hablamos del fallecimiento de una madre.

Y es que los expertos, en líneas generales, coinciden en que esta es una de las pérdidas más importantes para el ser humano.

“Es de los duelos más complicados, debido a la dificultad que existe de procesar que un vínculo de toda la vida deja de estar”, dice Catalina Aravena, psicóloga colaboradora de Contigo en el Recuerdo.

Puedes leer: El recuerdo del legado de una madre

Es así como que a continuación presentamos algunas herramientas y actividades que nos permitirán afrontar este momento.

Una guía para el duelo

La muerte de una madre y las consecuencias que trae en nuestra vida son situaciones imposibles de prever. Sin embargo, lo que sí podemos anticipar son aspectos claves dentro del duelo que nos ayudarán en nuestro proceso.

Según explica Catalina Aravena, es recomendable interiorizarse en torno a la Guía de Duelo Adulto, creada por la Fundación Mario Losantos del Campo.

“En la guía, es posible encontrar una fórmula que consiste en el acrónimo TERCA, y se refiere a cinco aspectos a considerar en el proceso: tiempo, esperanza, red de apoyo, compasión y amor”, detalla la experta.

  • Tiempo: Este factor es muy importante durante el duelo, dependiendo de lo que se haga con él. Entre más tiempo pasa sin trabajar la pérdida, mayores serán las complicaciones.
  • Esperanza: Alude a mantener la esperanza de que se puede superar este dolor, confiando en la capacidad propia de sobrellevar el duelo.
  • Red de apoyo: Es de gran importancia permanecer rodeados de personas que brinden apoyo y validación del dolor.
  • Compasión: Recorrer el proceso sin exigencias ni presiones hacia uno mismo, basándose en el respeto y en la confianza.
  • Amor: Ser consciente de la presencia del amor que nos brindan las redes de apoyo y los profesionales que nos ayudan, significa una fortaleza a la hora de trabajar el duelo. 

Herramientas

Además de los factores indicados también debemos considerar ciertas actividades que nos pueden ayudar en este camino.

Ver video: El autocuidado en el proceso del duelo

“Podemos despedirnos de nuestra madre a través de una carta o dibujo expresándole todos los sentimientos. O podemos crear una caja de memoria metiendo cosas que nos recuerden a ella”, comenta la experta de Contigo en el Recuerdo.

Estos elementos, considera Catalina Aravena, resultan terapéuticos ya que permiten reconectarnos con nuestra madre a través de la creación de algo propio.

Dentro de este camino, otro aspecto a considerar son la práctica de actividades sanadoras. ¿Algunos ejemplos? La meditación es una de ellas, ya que nos permite “reflexionar sobre la pérdida sin ignorar el dolor, sino que más bien sintiéndolo en el cuerpo”, afirma la psicóloga.

También podemos recurrir a la práctica de la silla vacía, que consiste en colocar una silla frente a nosotros, imaginando que nuestra madre está ahí. “Esto brindará una oportunidad de hablar con ella todo aquello que desearías haber podido decirle”, reflexiona Catalina Aravena.

En definitiva, la invitación es a que ante la pérdida de nuestra madre conectemos con nuestras emociones, considerando todos los factores y herramientas que nos puedan ayudar a que el proceso sea lo más positivo posible.

¡COMPÁRTENOS!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email