Contigo en el Recuerdo

El duelo por una pérdida perinatal es uno de los más complejos para las madres y sus familias, lo cual también incluye a los padres.

El rol del padre en el duelo perinatal

El duelo que conlleva la pérdida perinatal es uno de los más complejos para las madres y sus familias. En ese momento, una serie de sentimientos rondan la cabeza de las mamás y el apoyo que deben tener ellas es fundamental y clave para que puedan enfrentar este camino de la mejor forma posible.

Sin embargo, en la otra cara de la moneda encontramos a los padres, quienes viven su propio proceso debido a que cumplen un rol distinto. En medio del mes que les conmemora, aprovechamos de hacer la pregunta, ¿cuál es su papel en este duelo perinatal?

Apoyar y proteger

Según la psicóloga Olivia Szinetar de Ser Padres, “la forma en como cada miembro de la pareja lleve el duelo es subjetiva e individual, dependerá de lo que signifique el bebé para cada uno de ellos”.

En el caso del padre, los expertos comentan que la reacción que tiene es particularmente distinta ya que si bien sufren, en general no lo exteriorizan. “Ellos crecen con el mandato de que llorar no es de hombres, de que es un signo de debilidad. Y sienten que deben sostener a la mujer”, apunta la psicóloga Carolina Mora, del Centro Interdisciplinario de Investigaciones en Psicología Matemática y Experimental del CONICET de Argentina.

En ese sentido, el padre tiende a tener un rol más bien secundario, tratando de apoyar a la madre que ha perdido a un hijo y de protegerla en medio del proceso que está viviendo, sobre todo porque ella ha ido sufriendo cambios emocionales y físicos producto del embarazo, que la instalan en una mayor situación de vulnerabilidad.

Según los expertos, muchos papás además se sienten un poco ajenos al tema del embarazo, entregando esa función a la mujer ya que ella es la que sintoniza desde lo corporal con el bebé. Sin embargo, eso no es necesariamente así. “Está comprobado que los padres cuando se involucran en los controles prenatales, cuando asisten y ven las ecografías, cuando empiezan a soñar como la madre con todo lo que viene con este futuro hijo sufre exactamente lo mismo que una madre”, dice Magdalena López, psicóloga del programa Contigo en el Recuerdo.

Compartir el sufrimiento

Todas, o prácticamente todas, las terapias que involucran a parejas tienen en el diálogo un componente determinante. En un duelo perinatal la situación no es distinta, ya que el padre debe tener la disposición no solo de escuchar a la madre, sino también de hablarle a ella de lo que él está sintiendo.

Frases por parte del padre como “también lo esperaba” o “me duele y da pena”, resultan claves para lograr una conexión con la madre y permitir un proceso de duelo sano y llevadero para ambos, pero también para la proyección.

“Muchas veces las mujeres dicen “yo estoy sola”, “a él no le pasó nada” y que es como que no le importara lo que le sucedió. Y cuando uno conversa con los hombres se da cuenta que es justamente lo contrario, y te dicen “hago como que no me importa para no hacerle más sufrir”, cierra la psicóloga Magdalena López.

En definitiva, si bien el rol de apoyo y protección del padre siempre será clave en el duelo neonatal, la conversación y la exteriorización de sus sentimientos íntimos permitirán que ambos puedan re-conocerse aún más y llevar a cabo su proceso de mejor forma.

Te invitamos a conocer nuestras comunidades en Facebook, Instagram y Youtube.

¡COMPÁRTENOS!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email