Contigo en el Recuerdo

Es normal que el fallecimiento de un compañero de trabajo resulte difícil de sobrellevar, más aún si existía una relación de amistad.

Cuando se vive la pérdida de un compañero de trabajo

En ocasiones, consideramos a los compañeros de trabajo como parte de nuestra familia, ya que pasamos alrededor de 8 horas al día junto a ellos. Es así como se forjan lazos especiales de confianza y amistad, que son distintos a nuestras otras relaciones afectivas.

Por lo tanto, es normal que el fallecimiento de un compañero de trabajo a veces resulte especialmente difícil de sobrellevar, más aún si existía una relación de amistad, o si la muerte fue repentina y trágica.

A su vez, también es posible experimentar una sensación de ansiedad y culpa si el fallecimiento ocurrió en el lugar de trabajo, o si su última interacción con esa persona no fue agradable. Incluso cuando la pérdida de un colega se produce como consecuencia de una enfermedad prolongada, puede que sientas mucha tristeza al recibir la noticia. Es así como durante el proceso de duelo, te darás cuenta de que la partida de ese ser querido con quien compartías diariamente, tendrá en ti un impacto emocional y físico.

Impacto Emocional

Cómo sobrellevamos una pérdida dependerá de muchos factores, como por ejemplo nuestras creencias personales, experiencias de vida previas o nuestro estado emocional. Para algunos de nosotros, pensar en quien falleció puede dificultarnos la concentración en el trabajo por un tiempo breve. A otros puede resultarles difícil retomar el ritmo, lo que puede producir errores que a su vez podrían afectar a su entorno laboral.

Impacto Físico

Un impacto emocional fuerte debido al fallecimiento de un compañero de trabajo, puede afectar de manera directa, y a menudo negativa, en la salud física. Los sentimientos prolongados de profunda tristeza interferirán con los patrones de alimentación y sueño.

Hacer demasiado esfuerzo por no pensar en la partida de un colega puede generar consecuencias. Aquellas personas que intentan “sumergirse” en el trabajo se exponen al agotamiento, un estado de cansancio mental y físico intenso que puede producir problemas cardiovasculares y neurológicos.

Lo que se puede hacer

El duelo es un proceso natural que requiere tiempo. Si tienes dificultad para aceptar el fallecimiento de un compañero de trabajo, el apoyo psicológico puede ayudarte.

Además, es importante que compartas tus sentimientos con tus otros compañeros de trabajo, ya que ellos pueden estar sintiendo lo mismo, y el apoyo mutuo puede ayudar a que todos superen el proceso de duelo.

También es bueno participar de los programas de asistencia a los trabajadores, si están disponibles. Los profesionales experimentados pueden brindar apoyo y la estructura necesaria para ayudar a las personas y grupos a aceptar una pérdida.

Te invitamos a conocer nuestra comunidad en Instagram y Facebook.

¡COMPÁRTENOS!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email