Contigo en el Recuerdo

Todas las personas podemos enfrentarnos a escenarios complejos que nos hagan crecer, poner en práctica la resiliencia y poder sobrellevar problemas ya vividos.

La resiliencia, los aprendizajes y el poder de la experiencia

¿Te has preguntado alguna vez cómo has podido superar situaciones complejas en tu vida? Los seres humanos enfrentamos diariamente retos que, de alguna u otra forma, hemos sabido sobrellevar.

La pérdida de un ser querido, la misma pandemia o rupturas amorosas son hechos que ocurren y que, somos capaces de sobrellevar. Pero en esta ecuación hay una capacidad del ser humano que destaca: la resiliencia.

¿Qué es la resiliencia? “Es ser capaces de desarrollarnos psicológicamente de forma sana y exitosa, a pesar de vivir contextos de alto riesgo o situaciones de estrés prolongado”, explica de entrada María Ignacia Sandoval, psicóloga de Contigo en el Recuerdo.

Tema relacionado: Cómo sobrellevar la adaptación al cambio

¿Todos tenemos esa capacidad? Sí. Esta es una cualidad humana universal, una especie de fuerza interior que nos permite encontrar posibilidades de cambio para tener bienestar. Y la resiliencia, para la experta en salud mental, es clave para enfrentarnos a las situaciones propias de la vida… pero es algo que también se debe trabajar.

“Debemos confiar en que tenemos la fortaleza de adaptarnos a estos contextos, pero también saber que la resiliencia se va construyendo durante la vida a través del afecto y apoyo mutuo con otro”, dice María Ignacia.

Artículo relacionado: ¿Por qué debemos cultivar nuestros vínculos afectivos?

Enfrentarse a situaciones complejas por primera vez es difícil de sobrellevar, como ocurre con la pérdida de un ser querido. En ese momento, recibimos un fuerte impacto y podemos sentir que nos desmoronamos. Sin embargo, apunta la experta, la resiliencia permite poder seguir íntegros a pesar del “golpe”.

“Si bien pueden llegar emociones displacenteras y momentos complejos, eso no nos destruye por completo. La resiliencia permite que podamos desenvolvernos positivamente y transformarnos con ella”, dice.

¿Algunas recomendaciones para cultivarla? Debemos establecer relaciones de calidad, saber que tenemos el control de nuestros propios procesos, y tener optimismo ante los escenarios que vivimos.

Enfrentarse a la dificultad y aprender a ser resilientes

Ahora bien, otra cosa es volver a vivir una situación compleja. Ante esto, pueden ocurrir varias cosas en nuestra mente. Por ejemplo, se pueden reactivar emociones traumáticas, o se puede generar en nosotros la sensación de saber cómo reaccionar frente a lo ocurrido.

Sobre la primera, María Ignacia Sandoval comenta que “requiere de poder hablar, reflexionar y solicitar ayuda, porque la resiliencia también recae en el apoyo que recibamos de otro”.

En cambio, la segunda apunta a la transformación que podemos lograr para enfrentarnos a lo que vuelve a ocurrir, sumando experiencias a nuestra vida: “Cuando hemos aprendido de las situaciones, nuestra mente ya sabe cómo reaccionar”.

Lee además: ¿Cómo podemos tener una buena salud mental?

Justamente, la experta de Contigo en el Recuerdo destaca que “cuando han habido hechos complejos, la resiliencia permite que nos mantengamos firmes en la adversidad, ya que hay un conocimiento previo”.

En esta etapa la reflexión es clave. Sentarse, mirar con objetividad y desde “lejos” lo que ha ocurrido y sacar lecciones, nos permitirá saber qué sirve, qué no y qué podemos cambiar para enfrentarnos a esa nueva situación.

Por eso, María Ignacia Sandoval nos invita a cultivar la resiliencia, y concluye que “toda situación compleja, a pesar de lo dolorosa que pueda ser, tiene sus aprendizajes y sus oportunidades de mejora”.

¡COMPÁRTENOS!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email