Contigo en el Recuerdo

Nuestra salud mental necesita ciertos cuidados. Comer saludable, dormir bien y practicar el mindfulness nos pueden ayudar.

¿Cómo podemos tener una buena salud mental?

Más de alguna vez hemos escuchado o leído acerca de la importancia de cuidar nuestra salud física: la relevancia que tiene hacer ejercicio, cultivar nuestro cuerpo y disponer de una buena salud.

¿Pero qué pasa con nuestra mente? Si bien en los últimos años su cuidado ha cobrado mayor importancia, siempre es bueno reforzar el concepto de que una mente sana también va de la mano con un cuerpo sano.

Por eso, en esta oportunidad indagaremos en la relevancia de tener una buena salud mental, así como explicar algunas técnicas y herramientas que apuntan a ese fin, aprovechando incluso este periodo de vacaciones.

Nuestra mente como factor clave

La mente es un misterio, pero a la vez no lo es tanto. Es ahí donde pensamos, sentimos y tenemos nuestras motivaciones para actuar. Por eso, tenerla a buen cuidado es importante, porque es la clave de todo y un pilar para nuestro bienestar.

“Cuando tenemos una salud mental óptima, relacionarnos se vuelve más sencillo, podemos tomar decisiones a conciencia y manejar mejor nuestra vida”, explica María Ignacia Sandoval, psicóloga de Contigo en el Recuerdo.

Nuestra mente también nos permite ser más resilientes al medioambiente y ante cualquier situación de estrés, como por ejemplo los cambios en nuestra vida.

¿Cómo tener una buena salud mental?

Pero vamos al grano, ¿qué puedo hacer para tener una buena salud mental?

“En primer lugar, está el dedicarnos tiempo a nosotros mismos física y emocionalmente”, dice de entrada María Ignacia.

Los seres humanos necesitamos espacios donde podamos hacer las actividades que nos gustan, ya sea leer, ver series o salir con amigos.

Puedes leer: Los hábitos que se sugiere tener para una mejor salud

Otra reflexión importante, es internalizar que “tal vez necesito establecer límites con alguien que me produce incomodidad, o necesito establecer límites entre el trabajo y mi vida personal”, apunta la profesional de Contigo en el Recuerdo.

Mente y cuerpo sanos

En este contexto, contamos con una serie de herramientas, actividades y técnicas para trabajar en este proceso de salud mental.

La más clara es tener hábitos saludables que aporten a mi salud física, como dormir lo necesario, comer bien especialmente en procesos complejos y practicar deporte o alguna actividad física más o menos periódica.

“Nos produce una sensación de mejor autoestima, mayor rendimiento en la vida y una mejor salud cerebral. Además, disminuye la ansiedad y permite producir endorfinas, que nos entregan satisfacción y bienestar”, profundiza María Ignacia Sandoval.

Otra técnica muy conocida en la actualidad para mejorar la salud mental es la meditación o el mindfulness, la que puedes hacer o no con música o incluso en la naturaleza.

Esta herramienta nos permite entrar en estados “más contemplativos y de relajación”: cuando nuestra mente va a mil por hora, ir más despacio y estar en el presente trae beneficios.

Puedes leer: La importancia de conectarnos con la naturaleza

¡Pero hay más! María Ignacia apunta a que también podemos usar nuestra imaginación, yendo mentalmente a “un lugar de tranquilidad seguro, en el cual nos sintamos a gusto, imaginando sus aromas, la sensación de nuestro cuerpo ahí, el clima, las emociones que aparecen y más”.

La invitación entonces es a que apliques todo lo anterior y te permitas tener una buena salud mental.

Eso sí, ante cualquier situación de malestar constante, como melancolía, ansiedad o problemas de relacionamiento, lo mejor es acudir con un especialista que apoye el proceso de comprensión y reconocimiento.

¡COMPÁRTENOS!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email