Por qué nos afecta el aislamiento en la elaboración del duelo

La contingencia de salud que actualmente está presente en nuestro país, y en el mundo entero, ha provocado que la sociedad enfrente desafíos que han provocado diversos cambios de conducta, con el fin de evitar la propagación de los contagios, como ha sido el confinamiento y aislamiento en diversas ciudades.

Uno de estos cambios, producto de las restricciones propias de la cuarentena, ha sido el impedimento de no poder ir a los cementerios de manera regular, una situación que a lo largo de estos meses hemos visto que resulta difícil de llevar para muchas personas. Por eso es válido preguntarse: ¿por qué nos cuesta tanto dejar de visitar a los seres queridos que ya partieron?

Según indica Ricardo Prieto, psicólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, en una publicación de dicha casa de estudios, esta nueva forma de vivir los duelos se caracteriza por “presentar un dolor adicional” al no poder ver al familiar fallecido, sumado a que “con el tiempo se mantenga la esperanza —asociada a la negación—, de que en algún momento la persona perdida pueda aparecer en la cotidianeidad familiar”.

“El ritual que da inicio al duelo desaparece y, con él, el apoyo y el cariño de los seres queridos, además de muchos otros recursos que facilitan el tránsito por esa dolorosa pérdida”, agrega Merche Barbancho, psicóloga española, en una nota publicada por el portal Geriatricarea.

En ese sentido, también se debe considerar el aspecto social que implica no poder despedir a un ser querido. De acuerdo con Magdalena López, psicóloga del programa Contigo en el Recuerdo, los cementerios “representan el único lugar donde está permitida la expresión de la tristeza y del dolor”, ya que generalmente no está aprobado el llorar libremente. Las personas que rodean al doliente tienden a distraerlo o a incentivar que deje de pensar en el fallecimiento del ser querido, algo que es opuesto a lo que se busca que es liberar esa emoción.

Para enfrentar este proceso de mejor forma, es importante considerar que la pena y el dolor ante el adiós de un familiar o cercano es algo normal y que es válido expresar emociones.

Alternativas para un duelo particular

En medios de comunicación y redes sociales se ha visto en reiteradas ocasiones el uso del concepto “duelo Covid”, asociado no solo a los fallecimientos por dicha causa, sino que también a esta nueva forma de vivir los duelos en el contexto de la contingencia de salud y el aislamiento.

En líneas generales, los expertos coinciden en que el actual confinamiento que vivimos es algo que debemos mantener para cuidar la salud de toda la comunidad, por lo que es necesario pensar alternativas que ayuden a seguir adelante con el proceso de duelo.

De hecho, según Magdalena López, una de las opciones más concretas es la creación de un “espacio de no olvidar”, donde el doliente pueda disponer de fotografías, flores, velas y/u objetos significativos de quien falleció, con el objetivo único de expresar todos los sentimientos en torno a dicha muerte sin necesidad de dar mayores explicaciones.

“(Es) un momento dedicado a la relación que tienes con ese ser tan especial e importante en tu vida, porque, aunque no te acompañe físicamente, seguirá estando contigo por siempre”, agrega Magdalena.

El rol de las personas que te rodean

Además de este espacio, es clave considerar que el gran desafío que tenemos como sociedad es seguir actuando en comunidad aun en estas circunstancias, no olvidando que el ser humano es un ser social y que, con el debido respeto a los momentos de soledad que requieren las personas que viven un duelo, el proceso considera además el apoyo de quienes rodean al doliente.

“En este momento de dolor, el que las personas puedan afrontar su duelo acompañadas de otros, le podrá dar ciertas certezas cuando todas las creencias se están cayendo”, apunta el psicólogo Ricardo Prieto, quien agrega que para quien está viviendo el duelo es importante observarse y permitirse aceptar ayudar externa.

¿Cómo hacerlo? En general los medios digitales han resultado ser una herramienta clave para seguir en comunidad y así también ocurre con el duelo, ya que el doliente puede ser apoyado a través de distintos mensajes virtuales. “En ocasiones, el poder transmitir a otra persona un ‘cuenta conmigo’ genera la sensación de acompañamiento ante el dolor”, cierra Prieto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *