Actividad física y reactivación de la vida sana en desconfinamiento

La pandemia del covid-19 provocó una serie de cambios en nuestra rutina, siendo uno de estos la actividad física diaria que realizábamos. Desde el traslado del trabajo al hogar, hasta la ida al gimnasio o a un parque a entrenar, todo se vio afectado por la cuarentena y las restricciones de movimiento durante varios meses.

Sin embargo, el tiempo ha pasado y hemos visto cómo de forma paulatina las personas han tenido la posibilidad de salir fuera de sus hogares e incluso pensar en retomar la actividad física, para reactivar la vida sana. ¿Cómo llevar a cabo este proceso en esta etapa de desconfinamiento?

Ventajas y consejos

Si hay algo en que coinciden los expertos es que la actividad física ayuda al cuerpo pero también a la mente. De hecho, según Raimundo Hansen, psicólogo colaborador de Contigo en el Recuerdo, eso nos permite mejorar el sistema inmunológico y es una excelente manera para liberar las tensiones: “Puede funcionar como un pequeño botón de reseteo, en donde luego de hacer ejercicio nos encontramos menos ansiosos o tensos”.

El deporte o el ejercicio pueden jugar un papel de regulación emocional, ayudándonos a equilibrar cómo nos sentimos para llevar un mejor proceso de desconfinamiento. Eso sí, Hansen recomienda ir con calma, ser prudentes y no caer en el furor de querer salir, ya que puede ser perjudicial para nuestra salud física y mental.

Actividades

Ahora bien, ¿qué podemos hacer? En primer lugar, hay que considerar la actividad física que hayamos tenido durante el confinamiento. La falta de ejercicio durante largos meses puede generar problemas, por lo que se recomienda hacer ejercicios en base a nuestra experiencia en cuarentena.

Dicho en otras palabras, si una persona no ha hecho nada de ejercicio durante meses lo más recomendable es que deba partir con caminatas breves, las cuales pueden ir aumentando con el correr de los días y semanas. En el primer caso, según explica en El Mostrador Kim Gutiérrez, atleta y kinesióloga, quienes quieran comenzar alguna actividad, pueden iniciar con caminatas de 15 a 20 minutos, tres veces por semanas.

En cambio, si alguien ha tenido cierta actividad física dentro del hogar, puede comenzar con ejercicios de mayor impacto, como salir a trotar, correr o andar en bicicleta. Sea cual sea el caso, Gutiérrez recomienda comenzar de forma gradual los ejercicios, intensificándolos a medida que pase el tiempo. “Si antes trotábamos 4 km, empezar el primer día con 1 km, el segundo con 2 km y así, hasta llegar a los 4 km”, señala, agregando que se debe hacer un calentamiento previo siempre para evitar lesiones musculares y la sobrecarga de ejercicio, descansando al menos una vez por semana.

¿Cuál debo hacer? La respuesta es subjetiva y dependerá de cada persona, pero para Raimundo Hansen la clave es hacer la que nos haga más sentido: “Nos veremos más motivados para continuar practicando este deporte o actividad, y adicionalmente podremos disfrutar más de ello. Además, (…) es una excelente herramienta para mejorar tanto nuestra salud física como psicológica”.

Más allá de las preferencias, el desconfinamiento nos está dando mayores posibilidades para realizar nuevas actividades físicas. Por eso, también debemos siempre considerar la prudencia y evitar la exposición a ejercicios o situaciones (como aglomeraciones) que puedan perjudicar nuestra salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *