Contigo en el Recuerdo

Volver al trabajo es un desafío, pero existen herramientas y consejos que permiten sobrellevar el duelo en medio del retorno.

El duelo y el regreso al trabajo

La pérdida de un ser querido muchas veces puede provocar una pausa en nuestra cotidianeidad. Ya sea que estemos en el colegio, universidad o en el trabajo, el fallecimiento de una persona significativa de alguna forma paraliza nuestro quehacer y nos invita a vivir el proceso respectivo.

Pasado un tiempo, y dependiendo de cada persona, el retorno a nuestro quehacer diario se acerca y en ocasiones no sabemos cómo enfrentarlo, qué decir y qué queremos que nos digan los demás.

En particular sobre el duelo y el regreso al trabajo, existen algunas recomendaciones que es importante abordar.

Darse un tiempo y compartir

Lo primero que hay que recordar es cómo estamos. Según el psicólogo colaborador de Contigo en el Recuerdo, Matías Cuevas, es un proceso necesario que debemos hacer antes de volver al trabajo.

“Durante el duelo nos encontramos afectados a nivel emocional, físico y cognitivo, y puede haber un mayor cansancio, dolores de cabeza y dificultad para concentrarnos”, comenta el profesional.

A esto, se suma que el duelo es un proceso dinámico y sus necesidades van variando en el tiempo. Es así como a veces necesitaremos estar más conectados con el dolor y en otras ocasiones no.

¿A qué va esto? Principalmente, el saber cuál es nuestra situación nos ayudará a enfrentar de una u otra forma el regreso al trabajo.

Puedes leer: Cuando se vive la pérdida de un compañero de trabajo

“Algunas personas podrán encontrar una distracción a su sufrimiento a través de la realización de las tareas laborales, mientras que para otras puede ser una fuente de mayor agotamiento o una carga”, explica el profesional.

Dada esta situación, una de las primeras recomendaciones es tomarse todo el tiempo que sea necesario para cumplir con las obligaciones, considerando que nuestro rendimiento puede variar.

Ordenar las tareas a través de listas es otro elemento importante, ya que nos ayuda a tener certidumbre sobre nuestro presente. A eso, se puede sumar la priorización de tareas más sencillas.

Por otro lado, otra clave es sentir las emociones, vivirlas y, si se da el contexto, compartirlas. “Puedes compartir tus emociones y necesidades del momento con alguien cercano o con quien tengas confianza en el trabajo, ya que te permitirá significarlas”, apunta Matías Cuevas.

El rol del entorno: compañeros y jefe

Dentro de la ecuación de regresar al trabajo luego de una pérdida, el entorno resulta determinante. Los compañeros de trabajo y jefes juegan un papel fundamental. Por eso, es necesario entregarles algunos consejos.

“Es muy importante que no asuman lo que necesita la persona en un determinado momento ni cómo se siente”, dice de entrada el experto de Contigo en el Recuerdo.

Considerando que durante el duelo van a haber momentos de conexión y desconexión, esto puede acompañarse del ofrecimiento de ayuda ante las tareas que este deba realizar en el trabajo.

Ver video: ¿Cómo volver al trabajo luego de una pérdida?

¿Algunas frases que podemos esperar? “¿Necesitas ayuda con esto?” o “yo me puedo encargar de esto, pero ¿prefieres hacerlo tú?”, permiten respetar el espacio y el momento de la persona en duelo.

Y, además, no le restan autonomía.

En el caso de los supervisores, estos deben cumplir un rol comprensivo y de soporte, entendiendo que el rendimiento laboral puede no ser el mismo.

“Algunas formas en que el jefe puede ayudar en el proceso que lleva el doliente es disminuyendo la carga laboral, flexibilizando sus horarios y promoviendo el apoyo entre los compañeros”, detalla Matías.

¡COMPÁRTENOS!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email