Contigo en el Recuerdo

Los establecimiento educacionales se preparan para celebrar el Día del Padre, pero ¿qué pasa con los niños y niñas que han perdido a su papá?

Apoyar a los escolares en este Día del Padre

Durante junio se conmemora un nuevo Día del Padre, y en la mayoría de los establecimientos educacionales del país se preparan para dicha celebración. Por eso, los alumnos organizan desayunos, y también trabajan en sus regalos, actos artísticos, etc. Pero es normal que surja la pregunta: ¿qué pasa con los niños y niñas que han perdido a su papá?

¿Cuándo hay un niño o niña cuyo padre ha fallecido, es necesario dejar de hacer este tipo de preparaciones?, ¿se le debe incentivar a que piense en otra persona para conmemorar este día? Estas y otras dudas surgen en la comunidad educativa, quienes están preocupados de evitar hacer daño a sus alumnos, pero tampoco quieren hacerlos sentir diferentes. Entonces, ¿qué se puede hacer?

Cómo apoyar a los escolares

Se debe tener presente que la celebración del Día del Padre es una fecha principalmente comercial. Por lo que los niños, niñas y adolescentes si o si serán alcanzados por la publicidad que se emite con gran énfasis en los diversos medios de comunicación, respecto a esta fecha.

Aunque intentemos evitar que los escolares traigan a su memoria recuerdos que puedan causarles dolor, ellos no están ajenos a la realidad. Por lo que pensar que un niño o una niña no se darán cuenta de la existencia de este día es una ilusión. Si intentamos evitar que los pequeños no perciban lo que está ocurriendo a su alrededor, solo puede complicar las cosas. Por eso, lo mejor en este caso, es hacerse cargo de esta situación en vez de hacer como que nada sucede.

También es normal que durante los días previos a esta fecha y que el domingo mismo del Día del Padre, los niños o niñas se sientan diferentes. De la misma forma, es posible que vuelvan a revivir experiencias en el contexto de esta conmemoración, recordando la pérdida o causándoles sensación de soledad, abandono, tristeza o rabia. Sin embargo, no debemos tener miedo a afrontar esta realidad con ellos.

En este contexto, tampoco es adecuado decirle al escolar que puede hacer el regalo pensando en su abuelo, tío o cualquier familiar que le cuide. Debemos tener presente que ese niño o niña ha tenido un padre, al cual ha querido y que desgraciadamente, por distintas circunstancias, ha fallecido. Así que equiparar al abuelo o a otro pariente con su papá no es lo más recomendable en estos casos.

Lo anterior se explica porque, al sugerirle hacer el regalo pensando en otro adulto significativo, podemos entregarle un doble mensaje equivocado. Por un lado, le transmitimos que otro pariente puede ocupar el lugar de su papá. Y, en segundo lugar, estamos haciendo como que no pasará nada; como si no fuera importante recordar a su papá fallecido.

Qué hacer para ayudar a un escolar

– Se le debe brindar la posibilidad de no realizar el regalo o no participar del acto artístico en conmemoración del Día del Padre, si es que así lo desea.

– Es recomendable conversar con el menor, donde se reflexione sobre qué considera que es lo mejor para él o ella. Es importante que pueda expresar libremente lo que siente, y por supuesto, que se respete su decisión, aun cuando pueda cambiar de opinión en el transcurso de los días.

– Se le puede plantear la posibilidad de realizar el regalo y llevarlo al cementerio, o dejarlo en algún lugar especial junto a los artículos importantes. Esta es una manera de homenajear al papá, o también es una forma de recordar esos Días del Padre que se vivieron con tanta felicidad en el pasado.

– Si el menor se muestra reticente, podemos eximirle de la actividad y proponerle otra alternativa. Por ejemplo, mientras sus compañeros dedican tiempo a preparar el regalo del Día del Padre, el niño o la niña puede ser la encargada de los materiales, de apoyar el trabajo de los otros alumnos, etc.

– Si el estudiante quiere realizar la actividad y preparar un regalo, y quiere entregárselo a otra persona significativa, porque él o ella lo considera importante por el grado de vinculación que tienen, no se le debe prohibir. Padre es quien cría, no solo quien engendra, por lo que, si el pequeño quiere ampliar esa relación, por supuesto que se le debe apoyar, siempre teniendo el cuidado de no imponer.

Por último, se debe estar atento a su comportamiento y actitudes para contenerlo, entendiendo que es un periodo de muchos cambios y que necesita apoyo emocional, en especial cuando todo está girando en torno a la conmemoración de un nuevo Día del Padre.

Por: Magdalena López, psicóloga y líder del programa Contigo en el Recuerdo.

¡COMPÁRTENOS!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email