Las diferentes formas en que el mundo honra a sus seres queridos

Desde el inicio de los tiempos, el ser humano ha buscado distintas formas de despedir u homenajear la memoria de los seres queridos fallecidos. A través de ceremonias religiosas o laicas, los rituales son parte de la cultura de una sociedad, llevándose a cabo en ciertas fechas conmemorativas como el Día de Todos Los Santos, aniversarios de nacimiento o fallecimiento, u otro hito.

Pero, así como hay países e identidades culturales distintas, también existen distintos ritos a lo largo del mundo cuyo fin es homenajear, agradecer e incluso celebrar en comunidad la memoria de quienes han dejado este mundo. «El ritual funerario en todas las culturas tradicionales o históricas ha sido una parte sustancial de la cohesión social», asegura Miguel Rivera, antropólogo de la Universidad Complutense de Madrid, en entrevista con el portal español Cadena Ser.

Un patrimonio inmaterial

Si hay un país que todos recordamos al momento de hablar de ritos de la muerte, es México. Considerado como Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO, el Día de Los Muertos es una verdadera fiesta de la memoria llena de colores y de recuerdos de los seres queridos que fallecieron, que se celebra generalmente entre el 1 y el 2 de noviembre.

“En esta fiesta se deja de lado lo lúgubre de la muerte y se pone énfasis en la celebración y los buenos recuerdos de las personas”, detalla Sebastián del Valle, psicólogo colaborador de Contigo en el Recuerdo. De hecho, es normal en esta cultura la realización de altares, la presencia de flores e incluso de platos de comida de preferencia de los difuntos.

Halloween y Estados Unidos

Cerca de México, otro país y otra cultura conmemora a sus seres queridos fallecidos de otra forma. Es el caso de Estados Unidos y la famosa fiesta de Halloween. Traída desde Irlanda por los inmigrantes de esta nación, sus raíces están vinculadas a un ritual celta que celebraba el fin del verano y de las cosechas. Modificado con el correr de los siglos, los disfraces son hoy su principal característica y recuerdan el uso de máscaras de culturas antiguas para conectarse con los muertos.

En Estados Unidos existe también una fuerte cultura conmemorativa hacia las personas que fallecen en conflictos armados, desastres naturales o ataques terroristas. Es así como existe la Tumba del Soldado Desconocido o el Memorial del 11 de septiembre en Nueva York. “Esto ayuda a que las personas puedan procesar las pérdidas y sirven como testimonio de que la gente no los ha olvidado”, apunta Sebastián del Valle.

Guía para los difuntos

Viajando con destino a Asia, vemos que algunas culturas orientales honran a sus muertos a partir del concepto de luz como guía. Así ocurre en Japón, donde la Fiesta Obon es una de las más representativas. Celebrada generalmente en julio o agosto de cada año dependiendo de la zona, la atención se centra en el encendido de las linternas o farolillos que se arrojan al agua para mostrar el camino a los difuntos ya que, según el antropólogo Miguel Rivera, para algunas culturas, “los muertos retornan espiritualmente a la tierra. Y la luz les sirve para saber a dónde tienen que ir o dónde tienen la ofrenda”.

Religión y cultura

¿De dónde vienen estos ritos? ¿son parte de la cultura o tienen que ver con la religión? Para Sebastián del Valle, ambos elementos son importantes a la hora de hablar de cómo vivir los rituales de duelo. Sin embargo, apunta que las principales diferencias que se presentan en el proceso se dan a un nivel religioso.

“Se puede teorizar que la religión puede influir de gran manera en la vivencia del duelo. Para algunos la muerte del ser querido implica que ha dejado de estar con ellos hasta que se puedan volver a reencontrar, mientras que para otros significa la separación definitiva”, concluye el psicólogo colaborador de Contigo en el Recuerdo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *