El duelo tiene muchas otras formas más allá de la muerte

El duelo se presenta de muchas formas. Cualquier pérdida puede desencadenar una serie de respuestas emocionales en las personas, y el dolor ayuda a transitar hacia un lugar de mayor aceptación.

Muchas veces en la devastación, nos encontramos ansiosos de transitar rápidamente a través de las etapas del duelo para poder llegar a la aceptación y el cierre. En este contexto, es importante recordar que no existe una forma correcta o incorrecta de sufrir, pero hay algunos recursos y palabras de sabiduría que pueden ayudar a sanar.

Se cree incorrectamente que una persona experimenta etapas de duelo en un cierto orden, y que una vez atravesada la fase final, este proceso ha terminado y desaparecen todas las emociones relacionadas a él. De hecho, muchas veces asociamos el duelo solamente a la muerte de un ser querido, cuando este incluye varias otras formas de pérdida.

Comprender la variedad de formas del duelo

El dolor se manifiesta de formas inesperadas y, a menudo, durante momentos impensados. Puede surgir cuando pierdes a un familiar, amigo o mascota querida. El duelo puede ser causado por un divorcio. Puede sentirse por la pérdida de la juventud, o tal vez lamentar la vida que aspiraba a vivir, o el niño que planeaba criar algún día.

Muchos de nosotros hemos sentido dolor en medio del covid-19. Es posible que hayas pospuesto una celebración, perdido tu negocio, cancelado unas vacaciones únicas en la vida o quizás no pudiste honrar a un ser querido fallecido con un funeral adecuado. La curación del dolor lleva tiempo y no es un proceso sencillo.

La amplitud del duelo

Nos damos cuenta de que la tristeza por el fallecimiento de un ser querido y el consecuente duelo, también se puede aplicar a muchas otras formas de pérdida. Esto explica por qué el dolor que se siente, por ejemplo, luego de un matrimonio fallido puede ser tan similar a la emocionalidad de ver partir a un padre. Los duelos que experimentamos reviven tristezas anteriores. Enfrentar dos tipos de pérdida completamente diferentes, pueden afligirnos de la misma manera.

Todo el mundo se enfrenta a la pérdida en un momento u otro; es una parte sustancial de la experiencia humana. Debido a que no se nos enseña cómo hacer un duelo, es posible que no estés equipado con el conocimiento o las habilidades que se necesitan para manejar la pérdida cuando sucede.

Entonces, ¿hay una forma «correcta» de sanar?, ¿hay un duelo “positivo»? La respuesta es relativa.  Taryn Gammon, psicólogo, nos presenta el duelo como un niño. Al principio, necesita de toda tu atención y cuidado. Se puede sentir como un trabajo a tiempo completo. Mientras el pequeño va creciendo, tendrás más espacio para otras cosas en tu vida. En la medida que pasen los años, este dolor ya no requerirá el 100% de tu energía como cuando era un infante. Sin embargo, aún necesitarás estar presente para tu emocionalidad cuando decida aparecer. Tu tristeza, tal cual como alguien que amas, necesita tu amor y tu paciencia.

Por Josefa Jáuregui Agnic, psicóloga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *