Cuando no se puede despedir a un ser querido

En la situación que nos encontramos viviendo actualmente, de aislamiento social, es muy posible que experimentes situaciones que antes de la contingencia de salud pública eran habituales, pero que ahora están siendo negadas por el bien común.

Cuando fallece un ser querido en estas circunstancias, es muy probable que no le hayas podido dar una despedida como la que hubieses querido o como indica la tradición, pero eso no significa que no puedas hacer rituales o expresar ese último adiós de una forma igualmente apropiada, con la dedicación y amor que quisieras.

Debemos recordar que los ritos funerarios tienen un valor fundamental a nivel emocional, ya que en ellos se vive la contención social, donde una comunidad se hace presente para conmemorar al fallecido y para apoyar a los deudos en su dolor. Cuando no se puede realizar una última ceremonia de despedida, se complejizan ciertos aspectos de duelo, por lo que es de suma importancia poder experimentar dicha contención, ya no desde un abrazo tal vez, pero sí a través de otros medios como mensajes de texto, llamadas telefónicas, entre otras alternativas. Lo importante es hacer sentir a quienes perdieron a un ser querido que no están solos en su tristeza, sino que siguen siendo parte de una comunidad que contiene y cuida a quien hoy no es capaz de hacerlo.

Si en estos días de cuarentena fallece un ser querido o conocido y no puedes acompañar físicamente a la familia, puedes realizar algunas acciones que harán que los deudos sientan que estás conectado con su sentir:

– Expresa tus pensamientos y emociones, y también comparte tu dolor ante la pérdida.

– Intenta estar cerca de la persona fallecida y de sus familiares. Esto puede ser a través de una llamada, un mensaje, una carta, un gesto a la distancia, entre otros.

– Comparte recuerdos, memorias y anécdotas, si tienes. Lo importante es rememorar y transmitir el legado que dejó la persona fallecida.

– Demuestra tú apoyo de la forma en que te haga sentir más cómodo y tranquilo.

Para acompañar a quien ha perdido a un ser querido, no necesitas preparar algo con gran elaboración, simplemente con una frase, un silencio, mostrar tu disponibilidad o tu afecto es suficiente. Algunas palabras que puedes usar en esos momentos son:

– Si no quieres responder no es necesario, solo quiero sepas que te quiero y estás en mis pensamientos.

– Me duele mucho no poder acompañarte en estos momentos, pero, aunque físicamente no me veas, estoy contigo en tu sentir.

– Haremos una pequeña ceremonia de despedida a la distancia, y te enviaré fotos de ella.

– Hemos puesto su foto en nuestra casa para homenajearlo, mientras no podamos reunirnos a despedirlo.

– Te estaré llamando por si me necesitas hablar, quiero que sepas que estoy disponible para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *